sábado, 18 de octubre de 2014

De la Aiguille Verte a Cienfriends

Semana y media después de la salida express a las Jorasses con Edu, volvíamos a estar calentorros, necesitábamos nuestra dosis semanal. Manu (otro caliente como ningún otro) y David también estaban inyectados con la misma droga y, además, estaban disponibles para hacer una salida de 4 días. Ni uno más ni uno menos; las jefas deben mandar en este negocio y no debe ser posible negociación alguna. Así que con nuestros días bien ajustados pusimos rumbo a Chamonix. Solo nos separaban 1100 kms de nada y unos cuantos peajes. Pero el caso es que al final no tuve que coger el volante (será que Manu no se fiaba de mi....jejej) y me llevaron como al rey; bien empapuzado!


Empezamos la aproximación en Argentiere.

Llegamos, dormimos en la super excepcional gite pribada y a la mañana siguiente para arriba. Se ve que el tiempo no estaba totalmente a favor y nos hizo cambiar de destino, eligiendo un "plan B" que acabó convirtiéndose en planazo. Pusimos rumbo a la Aiguille Verte, por el lado del glaciar de Argentiere. Sin teleféricos, sin trenes y sin tener que gastar dinero en estos sacacuartos; genial!! Solo había que gastar un poco de pierna y líquidos, pero eso no nos importaba, al fin y al cabo a ritmo suave no es más que andar.


Pequeña parada al acabar la pista. Menudos paisajes!

Conforme íbamos subiendo se empezaron a ver paredes, hasta que apareció ante nosotros la Verte. "¿Y mañana cual haremos? Esa de allí tiene muy buena pinta, no se cual será pero está a rebosar de hielo. ¿Vamos a esa? Venga vale!". Más o menos así fue nuestra dura decisión de a que vía ir, sin saber cual era, nos había engatusado con esa estética, fina y continua goulotte de la parte de arriba, 90 60 90.... ya nos tenía donde ella quería, éramos sus marionetas.


David, Manu y el Meninblack en nuestro lujoso vivac.

Cruzamos una parte del glaciar en diagonal hacia la base de la pared y encontramos una arista de roca que bajaba desde el teleférico de Grand Montets. A veces estaba oculta por el glaciar y otras sobresalía. En uno de esos riñones montamos el pequeño vivac: una cama de matrimonio y otra individual, con buenas vistas, nieve a dos metros, colchón cálido, casi sin viento (y eso que el foehn estaba pegando fuerte esos días) y con luz a partir de las 22h; la luna se encargó de que no estuviese todo oscuro y tenebroso.


Como le gusta posar...jajaja La línea que decidimos seguir al día siguiente.

A las 2 de la mañana suena el despertador, me despiertan con un codazo (que agradables...) y a desayunar un rico café (el secreto, para los que no lo sepan, está en echarle al agua dos kilos de azúcar mínimo). Unas ricas barritas de muesli con chocolate que entran como el agua y nada, a dar un paseo por el glaciar... pasemus más miedo que en la vía!!! Por lo menos en mi caso. Que me estaba, como quien dice, desvirgando en estos abruptos terrenos grietosos y no molaba demasiado. Pero, buscando, encontramos el buen camino. A bueno, y con la ayuda de un frontal de 240 lúmenes creo; yo que iba todo feliciano con la de 60 pensando que alumbraba la ostia, y ala, al garete.


Acabando el escudo de la magnífica gemelada al sol le dio por aparecer.

La línea por la que queríamos subir empezaba común con la Couturier. Como no, antes de empezar el escudo nos encontramos con las dichosas rimayas alpinas semi desplomadas.... en las que haces más fuerza que en toda la vía. Se trata de lo siguiente: una levantada de 2 o 2 metros y medio en la que llegas a clavar los piolets encima del muro "desplomado" de la rimaya, pero los cuales no te suelen obedecer habitualmente y se vienen abajo. Dicho de otra forma, nieve asquerosa! Y los pies los intentas clavar en el murete lleno de agujeros hechos por los anteriores visitantes, los cuales se van rompiendo con tu peso y consigues hacerlo más inclinado. Al final, a lo burrico, clavas los piolets una y otra vez y con paso rodilla o como sea, acabas saliendo. Pero, empezamos bien...jaja


David en uno de los dos largos de goulotte, excepcionales!

Ascendemos el escudo bastante ligeros, de noche, no se nos hace demasiado largo. Llegan unos largos con un poco de menos hielo y en los que aparecen algunos bloques a los lados, amanece. Tenemos la suerte de ir todo el rato por hielo, bueno, excepto en los momentos en los que por cenutrio le das demasiado fuerte a la pierna o al brazo y "cooonnnggg" tomaaaaa, toqué fondo!! Sacas el piolet, miras la punta y uiiii, sa doblado un poquito.

Chino chano, con algún momento más precareo que otros, vamos subiendo hasta plantarnos debajo de los dos largos de goulotte. Se veían geniales, estupendos, fantásticos!! Manu, que ya había estado haciendo unos años atrás la vía "Late to say I'm sorry", no reconocía esa zona. Decía que la que hicieron estaba más a la derecha de donde estábamos y que esa goulotte no sabía cual era. La subimos, disfrutamos, seguimos hacia arriba por un corredor escondido tras este muro de roca y acabamos en una arista. La seguimos hacia arriba y... tachán!! Ya estamos arriba!


En el primer largo de goulotte, está irreconocible.

La meteo había acertado, hacía viento en la otra cara. Y nosotros dimos en el clavo, ya que en la vía estuvimos protegidos y no nos pegó el aire en ningún momento. Ahora había que bajar, y como el Couturier no lo vimos del todo bien para ello nos fuimos hacia la izquierda, para acabar bajando por una serie de abalacovs a 55 o 60 metros. Lo malo es que no había un solo abalacov hecho, así que tocó currar. Y tras nosecuantos rápeles (que la puñetera pared tenía 1000 metros) y un largo extra para desenganchar un cabo de cuerda que le dio por quedarse junto a su amigo el abalacov, llegamos a tierra firme. 

Ahora solo teníamos que deshacer lo que habíamos hecho esa mañana y el día anterior. Es lo que tiene venir con poco tiempo; no te puedes quedar a dormir la mona en el apacible vivac, hay que bajar! Y con una mochila, unas botas, una frontal, algo de agua que se escapaba del cielo y una PEPSICOLA en la mano (un lujazo!!) acabamos llegando al coche a la hora de la cena.


Bajando por la misma cara. Máster en abalacov para nuestro guide!

Ya había llegado el cuarto día, tocaba volver a casita. Pero daba la casualidad que justo volvíamos un viernes, y después del viernes está el fin de semana.... así que había que buscar plan! Al final, no se como, creo que me acaban engañando Pirata y un tercer estafador para ir a Cienfuens a su vía nueva. El plan era bueno, porque si me levantaba jodido al día siguiente les diría que no iba y ya estaban dos para escalar, no habría problema. Peroooo, a las 10 de la noche el tercer estafador nos deja plantados, así que se jodió el plan, no había vuelta atrás, el sábado tocaba escalar!! Iujuuuu


Pirata en el primer largo de la vía Cienfriends.

Y allí que fuimos Oscar y yo a la vía Cienfriends. Una escalada placentera, con pasicos en los que tienes que apretar un poco más y con 4 buenísimos largos. Sobre todo, los mejores son el primero y el cuarto. De roca buena, con el material adecuado y muy divertidos de escalar.


En el último largo de la Cienfriends.

Creo que llevamos juego y medio de friends y fisus, y nos fue suficiente para hacerla. Llevábamos un estribo para el último largo, pero no hizo falta, en libre saldrá en torno a 7a o así. Más que nada es que la roca está un poco delicada en el primer tramo, pero se hace bien y luego llega un diedro super disfrutón y mantenido. De echo pensaba que iba a ser una vía más normalilla, pero me sorprendió gratamente! Es muy recomendable, para pasar un día tranquilo. Paseas un rato por la base de la pared viendo las demás vías, escalas los cuatro largos y vuelves tranquilamente por el final de la pared hacia el refu. La verdad es que no tenía ni una gana ni media de correr ese día, y acabó siendo estupendo, relajado y en buena compañía.


Un buen día, tranquilo. 

Ya tocaba descansar en casa y ponerse un poco al día. Y tras mirar un poco en internet y volver a hablar con Manu..... (un auténtico memori man), vimos que la vía que habíamos hecho en la Aiguille Verte era la LATE TO SAY I'M SORRY. Había estado comparando las fotos que hicimos con las que tenía de la otra vez y las fisuras de la roca y los bloques no engañaban, era esa, pero en condiciones excepcionales. Tenía más hielo de lo normal, tanto que no tocamos la roca. 

El misterio había sido resuelto, ya sabíamos cual habíamos hecho! jaja :)


domingo, 12 de octubre de 2014

Con calor Riglos también existe

Durante este verano nos pasamos un par de días a hacer una visita rápida a los queridos bolos de Riglos y como en las paredes visibles desde el pueblo no había quien escalase debido a los penetrantes rayos de sol, viramos sobre la gran peña y nos metimos a la sombra del coloso del lugar; el Pisón. Aquí Edu se pegó unos días abriendo un par de líneas bien buenas, así que había que ir a hacerlas. Estas son la Boloterapia y la Misión Cumplida.


Egoitz en la fina travesía de la Boloterapia.

La vía Boloterapia es la más reciente de las dos, abierta este mismo verano, desde arriba. De esta manera el artista dejó los seguros perfectamente dispuestos a lo largo de su obra. Y como el propio nombre dice, se trata de una sucesión de bolos y panzas a los que te vas agarrando y superando. Bueno en el caso de alguna... cuesta más superarla!


Y después sigue hacia arriba.

La vía es muy buena, de carácter deportivo. No necesitas más que cintas y te deja pasar un buen rato apretando sobre los dichosos bolitos. Es ideal para días de calor (no demasiado claro, que aunque estemos a la sombra no deja de ser Huesca) y a menudo puedes estar refrescado por la brisa que se mete del norte.


Remando un poco en la vertical.

Egoitz, Juanjo y yo pasamos un buen día en esta divertida línea. Hasta nos hizo sacar los ojos a modo de dibujos animados... porque la panza de 6c+ que hay en uno de esos largos centrales, telita!!! Echas la mano arriba y no aparece ni bolo ni bolito ni bolita ni regleta ni mierda. La situación es la siguiente: te estiras con una mano a la parte de arriba de la panza, donde hace repisa, y no coges nada. Entonces pones toda la palma, como buenamente puedes sacas la otra palma y... ya la has liado, porque de ahí lo siguiente es patina una patina la otra y vueloooo!


Últimos largos. No desploma tanto..... fallo técnico

Aunque la vía sea bastante reciente la han hecho bastantes cordadas este verano y la roca está casi completamente limpia. No me suena que se nos fuera ningún canto ni nada. También se nota que al ser una vía equipada se quedó muy limpia desde el primer momento.


Edu comenzando a hincharse.

Y por otro lado, con un mismo largo de entrada y con un carácter un tanto diferente a su vecina Boloterapia; tenemos la vía Misión Cumplida. Para esta vía ya no solo nos hacen falta un puñado de cintas, también vienen bien llevarse unos frienes, ya que en según que largos entre seguro y seguro se puede emplazar uno de estos y subir más tranquilo. Tampoco son todo chapas, hay cordinos, algún taco de madera y algún puente de roca.


En el segundo largo de la Misión Cumplida.

Al igual que la otra, es ideal para días de calor. Y también puede llegar a ser más entretenida, ya que al tener que meter de vez en cuando algún seguro móvil... hay que pensárselo más! 


Un bombo paquí una panza pallá.

Esta línea dibuja un recorrido un tanto más sinuoso a lo largo de la pared. En según que puntos cuesta ver por donde tienes que pasar la panza, ya que los seguros pueden estar un poco alejados en algún tramo y te hacen dudar. En nuestro caso, como iba con el señor aperturista Edu, no tuvimos ese problema. Teníamos algún otro... pero bueno, ya contábamos con eso desde casa.


La vía va cogiendo ambiente y buenas vistas.

Los largos son todos muy buenos, disfrutones y con alguna secuencia más entretenida. Si es que cuando los bolos se reducen de tamaño... no se avecina nada bueno! Y como la vía te va poniendo a tono, acabas en los largos de arriba apretando bastante más de lo que deberías. Lo mismo pasaba en la Boloterapia.


El largo del techo, con roca pinchuda!! (Recuerdo que seguimos en Riglos)

Realmente dos vías geniales que hay que hacer!! A ver si se van dando más a conocer y la gente empieza a ir tanto a estas como a las de su cara opuesta.

martes, 7 de octubre de 2014

Vive la vida loca na na na na na...

Este verano perteneciente ya al pasado, hice el juramento sagrado de intentar llevar este cacharro decentemente actualizado. No es tan difícil ir colgando cuatro fotos con dos palabras, pero... pequé! No he sido capaz de coger la sencilla rutina de volver y escribir un poquito como si fuese la tarea del cole que te ponen para que no te aburras en verano. El caso es que volver volver, lo que se dice volver, creo que hasta que no llegué en septiembre a Huesca no volví para estar parado 4 días. 

Cuando te lo propones se dice fácil, claro claro, lo haré! Pero luego van pasando los días y los momentos que te sientas delante del ordenador para cotillear son "sssssiiiiuuuuunnnnnnn" y la próxima "sssssiiiiiuuuuunnnnnn" y otra y otra "ssssssiiiiiuuuuuunnnnnnn"... y a la que pasas escuchas una voz que te grita: "eeeeeeeeee y donde vas ahora???!!!??" y les contesto: "nadaaaaaa, que me han engañado para.... ya os llamaré!! (si eso)". Estos son mis aitas, que bueno, se podría decir que he pasado el verano.. no, perdón, que las cosas que no usaba se han pasado el verano en su casa. Porque entre la vida diurna, la no diurna y la de entre medio... se puede decir que he perdido más puntos casa de los que podía haber ganado.

La cuestión es esa, que el tiempo está para aprovecharlo! Y uno de los sitios en los que más lo he invertido.. ¿a que no sabéis cual ha sido??.. pos no! Os equivocáis, ha sido ORDESA!!!!


En uno de los largos centrales de la Alpinismo Domesticado.

Han sido varios los días que nos hemos pasado colgados de estas majestuosas paredes extraplomadas llamadas Ordesa. Horas y horas gozando de esta magnífica escalada y divirtiéndonos, como chiquillos en el parque, los unos con los otros. Si, en realidad, una de las mejores cosas que tiene esto es que vas con uno o varios compañeros, con los que disfrutas de la escalada y lo vivido. 


Edu en la Alpinismo Domesticado.

Pero claro, esta gente tiene un límite de paciencia y motivación... los cuales soy un artista en dejarlos a 0. Porque aguantar a un personaje que te come el oído con sueños y delirios no tiene que ser cosa fácil. Por eso se me van turnando entre unos y otros; y así, les hago creer (pero "ssssssss" que esto es un secreto, no se lo contéis a nadie) que me van desmotivando y quitándome las ganas de hacer y hacer por lo menos por un día.


En uno de los 6c+ de la Alpinismo Domesticado.

Aquí aparecen fotos de la mayoría de las vías que hemos hecho últimamente en este valle, marcadas principalmente por el calor, el cual nos obligaba a escalar en la Fraucata, donde se estaba de maravilla! Y descubrí que las vías eran buenas y que la roca se dejaba moldear. Voy a intentar escribir un par de líneas de cada una de ellas, pero me da que se podrá reducir en: "todas buenas!!".


Juanjo en el largo clave de la Edelweis.

La Alpinismo Domesticado es una de las buenas de la pared del Libro Abierto. Del estilo a la Misóginos y a la Somontano, cruza el desplome del techo de la Sol Negro por su izquieda, con unos largos de séptimo buenísimos. Y de repente, tras estos, la vía cambia totalmente de estilo y de la abundancia y la desmesura pasamos a la crisis; no se ve ni ostias!! Una suerte ir con el señor aperturista, ui perdón, con el joven aperturista o, mejor dicho, con la reseña con patas. Es cierto que ese día perdió toda la magia de la aventura, pero que bien se va siendo guiado.... "ahora a la izquierda, llegarás a un clavo y un metro más arriba a la derecha, etc." Menuda memori!!!


Primer largo después de la campa de la Edelweis.

De la Edelweis que voy a decir... ya está todo dicho. Es una vía excepcional, muy disfrutona y de las que, aun con un grado moderado, te hacen escalar y cerrar los dedos. Porque el largo ese de antes de llegar a la campa... ufffaaaaa, delicado! Y las fisuras y diedros de arriba... son la perfecta maquetación que define Ordesa (diedros, fisuras, desplome, techos, travesías, pasos perros, canto y más canto, bloques).


Creo que Egoitz, Juanjo y el yo nos lo pasamos mal en la Edelweis.... jaja

En unos días que pasamos de tour por el Piri, yendo de aquí para allá, deambulando por diferentes paredes, paramos para escalar en el Tozal la vía Áliga. Íbamos Egoitz, Juanjo y yo (para variar), el día salió un poco raro al principio, pero ya se despejó. Temperatura rockpunk eso sí! Para subirnos por esta sucesión de fisuras protegidas por el gran techo. Una estupenda vía, de las clásicas. No se hace tanto como otras vecinas, pero es buenísima para un día que no apetezca hacer una de las largas; ya que es más corta y la bajada es rápida. Sí que tenía, ahora que recuerdo, un segundo largo con algún bloque sospechoso, pero prestando un poco de atención... sobra!


Aligaaaaa!!

Y del sol a la sombra: a la Fraucata!!!


Roger también se lo pasa mal en la Dret a Decidir.

Una buena mañana me junto en Torla con Mikel y Roger, hacemos rápidamente el material y pal "puto bus". Una subida siguiendo al montserratino que nos calienta las piernas como para volver y a escalar! Elegimos la vía Dret a Decidir, bastante nueva y directa. Como no, nos encantó!! La roca casi en su totalidad de buena calidad (aunque mi memoria es mala e! Y hace más de un mes que la hicimos) y muy disfrutona. Creo que es el tercer largo... es brutal!! Y el quinto también, bua, acojonante!


Roger en la Dret a Decidir.

GOGOAN ZAITUGU LAGUN!


Que jodido es esto de la escalada... todo el día sin poder parar..jaja

Al día siguiente Mikel nos deja solos a los chiquillos para que juguemos a nuestro aire por el parque, y decidimos ir a la Señora Feli; en la Fraucata. Una vía que casi no se hace, pero que merece la pena hacer una visita. Los largos son buenísimos!! Es cierto que mirando la guía acojona un poco, porque tiene varios largos de artifo, pero realmente el único en el que tuvimos que hacer artifo fue en el tercero, en la zona de A2 (4 pasos tirando de clavos ya puestos que se podían reforzar la mayoría con algún friend). Y luego a seguir escalando! Ninguno de los artificiales que escalamos en libre nos pareció más de 6c+ o 7a. Todos se protegían de maravilla y la roca era de alta calidad!! jajaja


Roger en el largo de A2 de la Señora Feli.

Me parece que hicimos una reseña "cutre", pero no se donde para. Si la ficho ya la colgaré, por si alguno se anima. Que realmente merece la pena, es muy buena! Ya se que los que me conozcan no me harán ni caso, porque dicen que todo me parece bueno....jaja pero yo creo que poco a poco ya voy cogiendo un pelín de criterio... por lo menos las canteras las empiezo a distinguir.
Ya no hace falta llevar clavos. Dejamos uno a mitad de uno de los largos centrales y ya no clavamos más. Así que el único que clavamos allí se quedó.


En el largo de la travesía de la Señora Feli.

Y para acabar, después de hacer un Vigo express, volvemos Roger y yo a la Fraucata. Claro, ya que habíamos hecho la señora, ahora teníamos que hacer el señor... El Señor de las Audibras. Otra vía que recorre una zona desplomada de esta inmensa pared. Sigue una línea lógica y va pasando techos y desplomes por sus puntos débiles. Es, como no, buenísima!! Y también rápida y sencilla, no te lleva demasiado tiempo escalarla. Algún largo hay que pretar un poco más, pero la mayoría se hacen bien. Es otra joyica más de la pared "rota" de Ordesa.


El Señor de las Audibras.


martes, 30 de septiembre de 2014

Un nuevo GRAN parque de aventuras...... JORASSES

Llevábamos un par de semanas mirando la meteo y decidiendo cuando subir. Estaba cambiante, tanto la meteo como los planes, era mi primera vez; y como lo de desvirgarse no es algo muy habitual... estaba que me subía por las paredes! Pero bueno, al final parece que pudimos cuadrar y, junto con Edu y el pequeño pandereto, pusimos rumbo a Chamonix.

Después de un ininterrumpido trayecto de soltar y soltar y soltar money llegamos a una de tantas Gites de Chamonix, donde vengaaaaa, a soltar un poco más. En la cual había estado Edu hace unos años y no se parecía nada el precio de su memoria al que nos dijeron en perfecto inglés. Y si se te ocurre tomarte una cerveza prepárate!! 

Aproximando a la base de la pared.

Al día siguiente nos ponemos en marcha, con una mochila ni muy grande ni muy pequeña y con las patas frescas frescas. Habíamos quedado con los gallegos Carlos y Juan, pero no nos pillaron hasta llegar al vivac debajo de la pared. Y allí la vimos, imponente y majestuosa; la mítica MacIntyre-Colton. Un tanto desmitificada por todas las cordadas que se habían subido por ella a lo largo del último mes. Aun con todo, sabíamos que no era algo fácil y que nos haría sudar; dejándonos con un estupendo sabor de boca cuando llegásemos al top. Si lo lográbamos, claro está.

Como Edu estaba romanticon, decidió llevar un saco de kilo para los dos.. y... bueno.... ya pasamos unas horicas tumbados en nuestro duplex. Pero tranquila Marta que no paso nada eeee!! Soy del norte, cerrau, y no me dejo fácilmente... :)

En los primeros largos del escudo, después de pasar la rimaya vertical.

Nos esperábamos la guerra, así que decidimos empezar a escalar en horario party; a las 23:00 sonó la alarma!! Y me parece que fui el único que consiguió dormir una hora a cachitos cortos. Un café con dos barritas de muesli y a picar. La noche era estrellada, sin apenas aire, sin ni una sola nube, sin demasiado frío... era perfecta! Lo único las 7 frontales que veíamos nos seguían por el glaciar.

Nene caca.... oooogggg..

De noche parriba y parriba, hasta pillar a la única cordada que llevábamos por delante. Así que nada, a esperar un poco. Pero entonces, me se ocurrió bombardear a los señores gallegos and compani que venían por detrás...jejeje ya lo siento Juan!! No siempre lo que cae de arriba son purgas de nieve, hielo o roca.

Llegando a los mixtos.

Las horas fueron pasando y amaneció. Y nosotros llegamos a los mixtos. Todo iba sobre ruedas. El largo que llamaban "crux", situado entre la segunda y la tercera campa, nos lo encontramos con el hielo un poco bastante podrido y picado, de tanta gente que había pasado. Pero con calma y buena letra, se dejaba.

En los mixtos 

Los mixtos... la guinda del pastel, que buenos!! Entretenidos y en algunas secuencias un poco finos. Te dejaban protegerte bien, te hacían pensar, y te dejaban disfrutar como un enano!!!

El chaval iba tan rápido que no me daba tiempo ni de recuperar las cuerdas

La verdad es que, a cerca de este lugar, tenía una idea un tanto diferente. Había oído historias de las vías de las Grandes Jorasses, conocía a amigos que llevaban años visitándolas de manera ocasional y ufff, todo era frío y oscuro. Que si los vivacs de pan bimbo con nutela de la MacIntyre-Colton, que si el intenso frío de esta pared, los malos vivacs que la caracterizan, los rescates de conocidos, todos los que han pillado cacho por estos muros (los cuales luego en las discotecas no deben tener tanta suerte...jaja), etc, etc, etc.

Con esto lo que quiero decir que iba un poco acojonado; pero con ganas, con muchas ganas.

El lugar va ganando ambiente y vacío. El glaciar de fondo... sin palabras!

Y la realidad fue que... tuvimos mucha suerte!! Porque nos hizo un tiempazo, sin apenas frío ni viento y sin nubes al horizonte. Tengo claro que todas esas historias entretenidas que había escuchado no tenían ni pizca de exageración ni de mentira, por lo que me ayuda a afianzar con más peso la idea de que esta pared no suele poner las cosas fáciles. Pero también, como a muchos esta última temporada, le llega la época "paternalista" y se deja engañar para que los menos expertos podamos subir y disfrutar de sus joyas escondidas.

Rodeados de muros de roca verticales, la línea busca su
escapatoria acercándose al espolón de la Walker.

Eso sí, tengo que decir que cuando vimos parte de la pared desde el punto donde te deja el tren de Montenbers... ejemmm.. un huevo se bajó en el mismo tren que habíamos subido a esperarnos en Chamonix y el otro cogió el primer vuelo a Iruña!! Aunque, ese punto de acongoje, de miedo, de tensión; si lo podemos llegar a controlar, sin perder las riendas, es el que nos deja hacer actividades  más duras o comprometidas; las cuales sin él no lograríamos realizar. Dicho de otro modo, es la principal fuente de motivación interior. El fuego que recorre nuestras venas.

Penúltimo largo, esto ya se acaba.

Dejando de lado este breve paréntesis, volvemos a la vía.

Y de repente, cuatro pioletazos más y... si ya se ha acabado! Joooooooo
Según dicen es una pared fría, sombría, larga, difícil, etc. La idea que se me quedó en la cabeza no fue esa. Disfrutamos como cuando eres niño y juegas con tus juguetes nuevos, escalamos muchas horas, silbamos, cantamos, pinchamos a más no poder, rayamos y destrozamos el material... que más se puede pedir!!! Incluso alguno bostezó por la parte de arriba, pero no de aburrimiento.. jajaj

Vistas desde la punta Walker.. grandioso!

Al salir al lado sur el sol nos abrasó; venga a quitarse ropa! Mirabas para abajo y veías el valle italiano allí mismo, casi lo podías tocar, pero era un engaño, porque nos separaban 3000 metros de desnivel; de los cuales dos mil eran una tortura de bajada. Pero chino chano, los cuatro juntitos, fuimos bajando por el "mejor" camino. 

Edu, Juan, Carlos y el del esparadrapo en el casco. Buena cuadrilla!!

24 horas después de salir del saco al otro lado de las Grandes Jorasses, llegamos a unas rocas encima del refugio de Bocalate, y sin pensarlo dos veces, allí nos tiramos a descansar y a comer esos ricos diofilizados. Que tantas horas a barritas... no ser bueno! Allí coincidimos con Ekaitz y Javi que venían de hacer otra vía. Hasta en el culo del mundo te encuentras con amigos, que cosas!

Nuestro ático con cama de matrimonio.

A la mañana siguiente, por fin al solete, nos levantamos con la calma y para abajo. Miramos hacia arriba y allí íbamos dejando el glaciar empinado y las malditas "rocas del reposo". Menudos nombres se inventaron!! Pasamos por el curioso refugio de Bocalate, situado en un lugar inusual (es decir, que no lo encuentras de noche y sin conocerlo ni borracho), y intentando no pensar en el recocimiento de pies y espalda que llevábamos, bajamos hasta Courmayeur.

En definitiva, una salida espectacular! La cual habrá que repetir!! Si alguien me pregunta que es el Alpinismo, creo que ya tengo la respuesta. Nunca lo he tenido claro como lo definiría o que aspectos metería dentro y cuales dejaría fuera. Después de conocer estos parajes, creo tenerlo más claro. Es una sopa en la que se mezclan muchas letras. 

Alguien sabe que Erasmus se hace en Chamonix????? :) jejej