martes, 9 de diciembre de 2014

De happy-family por el Vero!!

Llevaba tiempo tras el día adecuado para hacerlo, tenía ganas, teníamos mejor dicho. No hablo de eso, sucios, todavía no. Hacía tiempo que no escalábamos juntos, padre e hijo, y nos lo pasamos de maravilla! La amatxo se fue a pasear y nosotros a escalar, a pasarlo bien, a reírnos, a disfrutar de eso que en su día nos llegó a unir más de lo que supone la relación familiar. Una práctica que, como bien decía una buena amiga, no deja lugar a rivalidades ni competiciones; solo se trata de compartir con el otro, el compañero de cordada, un bonito día en la vertical, en la vertical de cualquier lugar, de cualquier valle, de cualquier pared. Es solo una excusa.

Cualquier excusa es válida, por mala que sea, solo es el medio. Pero si es buena, qué decir, todavía mejor. En este caso no fue buena, fue buenísima. Escalamos cerca de casa, en el Tozal de las Macetas, teniendo en todo momento el gran tozal del valle a la vista, inmersos en un paisaje lleno de roca y vegetación. La vía, como no, era de Edu. De sus primeras del lugar, creo. La denominó, con esa creatividad que lo caracteriza, como la "Caída del Vero". Una pequeña joyica de buena roca en su gran mayoría, de grados asequibles y de pasos de gimnasio en los que te das cuenta que los riñones sirven para algo. Y es que... el señor aperturista se estira mucho para meter los seguros... jeje

Los largos más exigentes son los sextos, siendo los séptimos A1 o Ae. Eso decían, no me lo creía, pero era verdad. Los largos de placa de grado medio había que escalarlos y en los otros, si querías, solo había que tirar de los cantos de colores. Es cuando te das cuenta lo horroroso que es lo ligero para meter los dedos y tirar de él. También llamaba la atención el museo de "mierdillas" que te vas encontrando por la vía. Claro, fue abierta en parte en solitario y en las placas fueron necesarias todo tipo de mierdas para poder pasar y no meter chapas a metro. Como exposición estaban bien, aunque si había que tirar de ellas... ya no estaban tan bien. Menos mal que la roca era buena y había cantitos como escapatoria al miedo.

Muy recomendable acabar el día haciendo una vuelta circular. Me explico. En vez de acabar la vía y rapelarla para volver al coche por donde hemos aproximado, es mejor no dejar nada en la base de la pared y salir andando por arriba. La vía acaba a escasos 50 metros del denominado "Paso Len" del sendero que transcurre por encima de las paredes. Es un sendero marcado que, si lo sigues hacia el arriba, te lleva al punto de inicio, al coche, al parking de la zona de deportiva de San Pelegrín. Y es una gozada!! Muy bonito, suave y me tiraría a la piscina diciendo que hasta más rápido que rapelar la vía y volver al coche por el camino de la mañana. Lo malo es que solo es esta vía la que acaba en el sendero, así que hay que aprovecharlo!

Unas foticos para abrir el apetito........

Empezamos la sombra a la vía...


Buenísimo primer largo, roca top condition y ya al solete.


Buen ambiente y exóticos paisajes! Al fondo... La Fortaleza.


Últimas gotas de agua antes de pasarse a la menos buena arenisca.


Arenisca, pero sorprende, se va dejando y el largo sigue siendo buenooo!!


Mikel disfrutando de alguna que otra travesía..jejee


Lo único... las reuniones.... les faltan unas tablillas para apoyar los pies.
Edu anota! jaja


Penúltimo largo, todo lleno de agujeros, excepto la salida a la repisa.


Un poco de gimnasio antes de acabar, que dicen que fortalece o te revienta.


El árbol me se ha atrapado y no puedo escapar...


Aita eta semea! Que guapos semos y que bien lo pasemus!!! :)
No me he podido resistir....

Una gozada de día!!
¿Repetimos? ;)

sábado, 29 de noviembre de 2014

Discreto Pirialps

Descanso. El cuerpo está bien, es la cabeza la que empieza a fallar, el ordenador la tiene permanentemente reclutada, esclava. Necesita huir de la rutina, volver a sentirse libre, en calma, tranquila. Pero llueve, no para. Las paredes de casa se estrechan, empiezan a agobiarme, todo parece más pequeño; necesito salir. Ahí está el verano, lleno de buenos momentos. Desde la vieja silla cutre del escritorio sigo sentado, sin moverme; mi cabeza, en cambio, ya está lejos, ha escapado y, con ella, la ilusión de un niño.

En verano hubo sitios en los que tampoco paró de llover: los Alpes. Egoitz, Juanjo y yo quisimos escaparnos una semana, soñamos con conocer sitios nuevos, pero la meteo nos freno e hizo de las suyas para quitarnos las ideas de la cabeza. Aunque no sabía con quien se metía, nuestras ganas no las entorpece cualquier obstáculo de pacotilla y, aunque no fuesen los Alpes, pasamos una estupenda semana en el Pirineo (Balaitus, Riglos, Ordesa, Cavallers, Montañesa). 8 días fuera de casa, 8 días de escalada en un sitio u otro. Buscando el buen tiempo.

Todo empezó con un par de días sumidos en las crestas del Balaitus y el sol aplatanante. Para arriba y para abajo, todo el día así. Con las botas gordas... un lujazo en los pasitos finos o en las trepadas a ciertas agujas. Pero estuvo muy bien! Después pasamos por Riglos, los amigos de los amigos (jejej), Ordesa y acabamos en Cavallers. Ya habíamos estado, alguno, pero aquello da para muchísimas visitas; el lugar es inmenso y las vías buenísimas. Lo único... los malditos mosquitos!! Y para finiquitar con las fuerzas, entre chaparrón y chaparrón, a Fosadoooo! Semana intensa con una pareja de oro.

Veamos si con estas cuatro fotillos también os olvidáis un rato de la lluvia:

Empezamos a ganar metros por la arista Noroccidental.



Juanjo disfrutando de los pasos de placa con las botas gordas...jajaj



Nos despedimos del sol desde la cima del Balaitus; una tarde perfecta!



Seguimos al día siguiente por la Costerillou, algo más técnica.



Y acabamos por la del Diablo; muy bonita y entretenida!!



Egoitz entre los techos, fisuras y diedros del granito de Cavallers.



Vías de 6a que te ponen en tu sitio en la 4ª Aguja de Comalestorres.



Placas al sol.



Deportiva en un muro espectacular, lleno de setas de todos los tamaños.



Menuda semana, sufrimos.... se nos nota.. sí!! ;)

Ahora alguno se estará acordando de esto..... ZORIONAK AITATXOOOOO!!!!!! :)

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Cachorrillos on fire!!!!

Dos semanas atrás hablo con Diana, la precursora de toda esta divertida movida. Me dice que reserve este finde pasado, que cuenta conmigo y que vaya preparándome. ¿Que querrá esta chica ahora? Hay que nervios!! Habrá que sacar el polvo de la carpeta con el nombre de Montrebei y empezar a mirar cosillas... Los días pasaron, la meteo parece que respeta y allá que vamos. Una cuadrilla super homogénea, algo desconocido para mi; y es que a parte de Diana que era la "amatxo", los demás no pasábamos ninguno de los 24... esto promete!!! Nil, Gemma, Jesús, Carlos, Minerva, Albert, Diana y yo; no nos íbamos de fiesta, nos íbamos a ESCALARRRR!

El sábado hacemos una cordada de tres y otra de dos para atacar la Cade de la pared de Aragón, aunque a veces parecía una de cinco...jejej las horas de luz no sobran, pero con frontal ya dará tiempo de subirse por ese muro largo y mantenido. Algunos y algunas se iban a desvirgar en la escalada montrebeiana, puede que no fuera la mejor vía para ello, pero con ganas todo se puede. Y es que tuve la suerte de escalar con las más motivadas!! :))) Dejaron claro el significado de valentía, si señor! Porque esta vía consta de algún V que.... se podríamos compararlo con los abre-fácil de los envases de embutidos: no sabes por donde meterle mano. Pero bueno, acabamos saliendo de día y lo bien que nos lo pasamos... no tiene precio!!!

Gemma y Minerva; las valientes!

Eso sí, por la mañana pasamos fresquito con tanto aire y niebla. Así que para el próximo día decidimos subir un poco de altura e ir al solete de la Pilastra. Y es que, es cierto, se estuvo de maravilla mientras el sol duró; pero el comenzar a escalar a las 11 tiene como consecuencia salir atardeciendo por arriba, es decir, a la sombra. Y cuando el sol se fue, también se fue con él nuestras manos. No podíamos quejarnos de buen tacto...jajaja 

Con Nil fuimos a la bastante reciente vía Tela!!! Un verdadero orgasmo de placeres en las placas de arriba, que buenas! Y no estoy exagerando, lo juro. Los primeros 5 largos... sin más, pero los 5 siguientes son alucinantes, maravillosos, soberbios! Placas llenas de agujeros con canto, verticales y mantenidas... que gozada! Con algún pasito más cachondo que otros que te hace pretar más para seguir adelante, con zonas de fisura, zonas con bombito... de todo.

De todas formas lo mejor no fueron las vías ni el día ni la escalada, fue la compañía! Un verdadero placer y suerte pasar este finde con esta cuadrilla de gente joven y, además, maja. Unas clases más de catalán y ya empezamos con el euskera, que seguro que da para más..jajaj Un lujo de fin de semana. Estuvo guay!! A ver si la próxima "liada" de estas no tarda en llegar que, de verdad, no siempre se puede pasar tan buenos ratos haciendo lo que nos gusta :)


Nil abriendo camino por delante.



Las cachorrillas en mitad del 6c. Se lo piensan, pero no callan ni apretando..jaja



Diedro perfecto de la Cade, muy chulo.



Vamos empalmando largos y largos, la roca mejora y el día es espectacular.



Un poquito de solete!!



Cumbreeee!!!! Apurando la luz. Ahora solo queda volver al Gypsi camp.



Nil en el primer largo de placa de la Tela.



Disfrutando de esta maravilla vertical!



En el penúltimo largo, brutal!!



Amanece sobre nuestras cabezas, un día nuevo empieza, lleno de sorpresas!!jaja

Mila esker kuadrila!! Sekulako asteburua izan da!

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Schmid, cara norte del Cervino

Erase una vez un chico tranquilo y aplicado que se disponía a pasar la tarde haciendo algún trabajo en casa. Este chico, hacia las 4 y pico de la tarde vio que tenía una llamada de Kepa de hace unas horas y se le ocurrió llamar; "Aupa Kepa, ze mouz?..." La conversación se fue desenlazando sin mayores contratiempos, con tan solo dos órdenes en el acta del día: la primera saber si vivía. Bien, esta la cumplía, seguía moviendo los brazos, vivo. La segunda.. ¿que haces el finde, tienes libre? una pregunta muy ambigua, que tramaría. Yo más o menos tenía libre y pensaba que sería para escalar en Ordesa o sitios cercanos. Se me ocurre decirle que sí.. ¿que planteas Kepa?... BOOM!! Colapso temporal, todo cambió: quieres ir al Cervino?¿?¿?¿?¿? el tiempo, en un momento, se detuvo. 

Tras una hora que me dio de margen para pensármelo y mirar un poco todas esas cosas necesarias para ir a un lugar como este, lo llamo. Y que le voy a decir, VAMOS! Todo había cambiado, mi cabeza iba a la velocidad de la luz, tenía la sensación de ir más rápido que el propio tiempo, las neuronas estaban a piñón. ¿Y como quedamos? A las 10 en Zaragoza. Eran las 5 y pico de la tarde, casi las 6... da tiempo! Aita ama, os aseguro que yo ya me estaba portando bien, son ellos los que me pervierten y yo, como soy un chico educado y que no sabe decir que no.... me acaban liando :)

Viajamos toda la noche y parte de la mañana, aquello estaba lejos y no podíamos perder ni un segundo, era su momento. Con rico café frío del super, pasta con roquefort, patatas, bollitos con mucho chocolate y un asqueroso redbull (una dieta sana y equilibrada) llegamos a Tasch, lugar donde se deja el coche para coger el trenecito que te lleva a Zermatt. Aquí queríamos coger un teleférico que subiese bastante alto para llegar antes al vivac, eran ya las 2 del mediodía y estábamos todavía abajo. Pero no estaban de nuestro lado.... solo pudimos coger uno hasta Furi, es decir, solo nos quitamos 45 minutos de caminata y casi na de desnivel. Y unos cuantos eurillos, que aquí es todo mu caro!!

A caminar, que remedio, así calentábamos las patas para mañana. Y ya, un rato antes de que el sol se preparase para despedirnos de nosotros hasta la mañana siguiente, llegamos a una zona plana del camino donde plantamos las esterillas y nos aposentamos.


El Cervino.. una imagen vale más que mil palabras.

Al día siguiente no quisimos madrugar, necesitábamos dormir. Además, así, las demás cordadas las tendríamos por delante bastante arriba, sin molestarnos y teniendo todo para nosotros, sin buchones ni tráfico interrumpido. A las 7 o 7 y pico de la mañana estábamos empezando a clavar los piolets, empezaba lo divertido, la pared imponía respeto ante nuestras cabezas, pero veníamos con muchas ganas, estábamos dispuestos a gozar con o sin ella. La línea se veía clara, estaba perfecto.

La vía Schmid, una mítica vía alpina, una de las mejores maneras de subirse al Cervino; un picacho que impone desde lejos y que te permite la entrada cuando te aproximas. Su majestuosa cara norte impone, acojona, pero piensas... está en condiciones! Y sí, estaba perfecta, la habían dejado inmaculada para que Kepa y yo disfrutásemos como enanos. Habían pasado muchas cordadas y, el camino a seguir, se veía claro. Nos quitamos de encima la duda y la incertidumbre que habrían tenido las primeras cordadas y que, dicen, suele ser uno de los puntos a tener en cuenta en esta pared. Había mucha nieve dura y hielo, su exposición bajaba... era su momento! Y allí estábamos, gracias a la, al principio, extraña llamada de Kepa. Mila esker!!!

La hicimos, salimos por arriba, disfrutamos, nos cansamos, escalamos... pero ahora había que bajar y no nos quedaban muchas horas e luz. Al final, nos pilló la noche encima del chalet Solvay, quedándonos allí a dormir (a pasar la noche más bien). Este chalet de 5 metros cuadrados estaba a rebosar de gente y nos tocó sentarnos detrás de la puerta a pasar la noche, dormir como se pudiese y jodernos la espalda con posturas un tanto extrañas. Pero había merecido!

Y a la mañana siguiente para abajo y vuelta, a deshacer el camino. A continuación unas foticos amenizarán toda la parrafada esta:


Ya vamos hacia él, poco a poco y bien calientes.



Lo empezamos a olfatear, los nervios están presentes en el ambiente.



Nuestro pequeño vivac, con vistas al objetivo y la línea de luciérnagas.



Kepa bajo la norte, la línea diagonal que se intuye... esa es!!



Empezamos a escalar.



Vamos buscando, pero se encuentra fácil. El día es perfecto.



Hace fresco, pero parando lo justo, se aguanta.



Todo va sobre ruedas, esto es genial!!!



Kepa observa la parte final.. busca busca!



En la arista Zmutt, largos finales.



La sombra del Cervino se eleva, apaga el valle hasta el amanecer.



Y nosotros más contentos que chupitas! Nos habíamos subido!! Iujuuuu



A la mañana siguiente, sin prisa pero sin pausa, seguimos bajando por
la arista Hornli.

Ahora desde casa, escribiendo, miro hacia atrás y recuerdo, recuerdo todo lo vivido estas últimas semanas y, pienso, quiero vivir!!

KEPA, ERREPIKATUKO DEGU, HORIXE BAIETZ! :)