martes, 4 de julio de 2017

Aventuras en Alaska.... se quedó en tirar del carro y andar!

Hace ya tiempo que volvimos de esta bonita experiencia junto a Manu Córdova y Eduardo González.

Alaska, Denali National Park, región recóndita, alejada y repleta de emociones.

En resumen, un buen viaje en el que nos faltó escalar. Tuvimos la suerte de ascender al Denali por la ruta normal. Pero nuestra siguiente idea, la de escalar la misma montaña por otra vía, no se pudo llevar a cabo debido a la fantástica meteorología del lugar. Por lo que de 21 días que íbamos a estar en la nieve, pasaron a ser tan solo 15.

Aprendimos muchas cosas. Eramos inexpertos en organizar una salida de tantos días en los que teníamos que llevar todo a cuestas. Creíamos que con pasta y arroz estaríamos bien, pero la verdad es que llevar ciertos caprichos, allí, te transportan a otra dimensión de gusto y deleite. 

De todas formas, a todo te acostumbras, y vivir sobre la nieve con la tienda no fue ni tan mal. Siempre tienes algo que hacer como derretir nieve, ya sea para cocinar, beber o lavarte los dientes (duchar también estaría dentro de las opciones, pero se descartó en cuanto pisamos el glaciar, no hacía el tiempo adecuado).

Tiramos como burricos del trineo, de nuestra casita andante, a modo de caracol. Hasta llegar al campo 4 a 4300 metros, de donde ya partimos con una mochila normal. Ese carro, al inicio, pesaría alrededor de los 50 kilos (cada uno claro, llevábamos 3 en total). Y fue bastante engorroso subirlo hasta ahí arriba. En cuanto nos encontrábamos con pendientes menos suaves las focas de los esquís empezaban a no agarrar eficazmente y al no morder te acababas desesperando. A parte de desfondarte..

Risas no faltaron!
Recuerdo en el campo 5, al encontrarnos los 3 metidos en una tienda de esas ligeras de altura, es decir, pequeña, y ver lo prietos que estábamos y demás hubo un rato de carcajadas; hasta llegar a dolerte la cabeza por ello. Después ya se acabaron y dio paso a una larga noche, fría y tan cariñosamente agobiante.

Tuvimos la gran suerte de ir pronto en la temporada y encontrarnos con muy pocas expediciones hasta el campo 4. Aspecto a favor, ya que cuando aquello se llena de tiendas y personas... debe perder toda su belleza.

También del 4 hacia arriba pudimos subir solos, disfrutando de la soledad y las buenas vistas.
De esta manera, aun haciendo únicamente la vía normal, nos volvimos con buen sabor de boca. La ruta era bonita y disfrutamos de la tranquilidad de la montaña.


Entre las nubes, escurridizo a la vista, el Denali visto desde Talkeetna.


Preparados para coger la avioneta que nos depositará en el glaciar.


Espectaculares vistas desde la máquina voladora.


Aquí todo es largo y grande... un pequeño mapa del lugar.


Empezamos a ganar terreno por el glaciar.


Tónica de la salida.. abrir huella! Del campo 2 al 3.


En el campo 3.


El chef del día utiliza guantes de obra para cortar el beicon!


Nuestra cocina en el campo 4.


En el campo 4 preparándonos para partir hacia arriba.


Toda la banda.


Por la arista de la normal que nos conduciría al campo 5.


La altura va haciendo mella a 5000 metros.


En el campo 5.


Vistas del campo 4 con el Foraker al fondo.


El día de cima, antes de salir del campo 5, al sol, sino mucho frío.


Arista final a pocos metros de la cúspide.


Por fin llegamos!


Bajando a última hora al campo 4 del tirón.


Cuchicheando cerca del campo base, con el Kahiltna Queen al fondo.


Preciosas montañas.

Ahora sí, una cosa está clara; hay que volver!
Un placer!! :)

martes, 20 de junio de 2017

Enamorados de la roca!

Mes de calores, sofocos y sudadas...

Ni en Ordesa se está escalando a gusto!

Pero la motivación nos empuja a ir con los pies hinchados, doloridos por las altas temperaturas, a darlo todo en aquel lugar que tanto nos gusta pasar los días.

Y que mejor que la vía Enamorados del Libro Abierto con Egoitz!!!!!
Roger y Adria venían después.

Sensacional!
Movimientos fanáticos en desplomes absorbentes!

Buenísima vía, de roca calité supreme, bastante material, fácil de seguir el itinerario y mucho magnesio pa facilitar la escalada a vista y corte de inyección.

Una pena, habría estado bien encadenarla... pero esta vez no pudo ser!!!! :( el último paso tonto, por no ir por lo fácil, el vació me absorbioooo! Una maravilla volar ahí arriba.. es limpio jejejej

Para seguir con la sesión de escalada extrema (ya que eran días de temperaturas extremadamente altas), al día siguiente intentamos correr por la vía Batxurizopa, entrando por Anglada. Era mi tercer intento a esta vía, las dos veces anteriores acabó en embarque. Esta vez lo conseguimos, y lo mejor fue escalarla en la sombra hasta el último largo, aprovechando que iba pegada al espolón del margen derecho del Libro Abierto.

Muy buena vía! Todos los largos de la parte superior son buenos.

Por último día, agobiados por el calor, acabamos en Ansó. Esta vez cambio de cordada, se enganchaban Purroy, Madoz y Oscar. Ahí que fuimos todos, a la mítica Urdaburu! :)
Un pequeño reto que teníamos pendiente.
Bonito día, buena vía y mejor compañía!
Lo malo el puto calor.... alguno acabó con calambres jejeje

La guinda fue bajar por una super canal de destrepes y rápeles al sol.
Era preciosísimaaaaaaa! Pero sobró la verdad... aisssss si es que se está mejor en invierno.

Eso sí, el baño en el río arregló bastante el asunto. Pena las cervezas eh Oscar! ;)


Empezando Enamorados.


Largo de placa antes del desplome final.


Egoitz en el deslomeeeee!


Que par de preciosidades!


En Batxurizopa, primer largo duro, muy bueno.


Pasando techitos con canto.


En el penúltimo largo, la roca aquí era brutal.

Final del segundo día.


Oscar en el largo del techo de Urdaburu.


Que majo!


El aitatxo escalando las placas de adherencia jeje


Coloridos team!!

Y próximamente más y mejorrrrrrrr
A seguir escalando!

jueves, 27 de abril de 2017

De la Barbares en Alpes a Alaska!!!

Una entrada un tanto rara..... ya que la estoy escribiendo con el móvil camino a Madrid. De donde mañana por la mañana cogeremos el avión que nos llevará al norte a pasar un poco de frío durante un mes.

Ahí que vamos Manu, Edu y yo a echar unas risas!!!! Jejeje

Dicha situación se debe a que el lunes por la noche llegábamos Unai y yo de pasar unos días por Chamonix. De turismo...... va a ser que no!

Pasamos dos bonitos y fríos días colgados en la muralla del Mont Dolent en el Glaciar de Argentiere escalando la vía Les Barbares. Guapa aventurilla! Preciosa vía de mixto en la que aprendes a fiarte de las puntas de los pinchos.

También veíamos como los esquiadores se tiraban por las abundantes palas empinadas del alrededor.... brutal! Menudo nivel!

Nosotros nos centramos en escalar y escalar. Arriva, a falta de dos largos, nos confundimos con el recorrido y ante la duda y los tembleques del asegurador.... empezamos a rapelar. Una pena no haberla acabado completamente, pero ya nos cansamos! Jaja

Lo bueno que la bajada era rapelando por la vía, así que poco compromiso.

Y de vuelta por el glaciar con los esquís.... una maravilla con el petate a la espalda!! La inercia te jugaba malas pasadas.




















martes, 11 de abril de 2017

Una vuelta con esquís!

Por una vez en todo el año.... los chicos del EEA nos juntamos para esquiar en vez de escalar jejeje

Carlos, Jorge, Jesús, Mikel, Blin, Marc, Ángel y uno mismo nos concentramos el martes por la noche en el Refugio de Bujaruelo, de dónde partimos al día siguiente hacia Gavarnie. Nuestra idea era llegar a Gavarnie pasando por la norte de Gavietos y la oeste del Taillón, pero por desgracia o igual suerte.. (iba acatarrau y me iban a matarrr jjjj) hacía bastante viento y se metían nubes; así que abortamos y directos a Francia. Ya al día siguiente conseguimos subir por el corredor Swan y una arista sencilla que nos condujo al Pico Marboré, para después bajar a Góriz; desde el cuál al día siguiente volvimos por la Brecha a comer un magnífico bocata en Bujaruelo.

Como no, pillamos todo tipo de nieve!

Lo pasamos bien! En los refugios nos trataron de maravilla y el ambiente durante las jornadas fue espectacular... con aire, sol, fresquito..

Pateamos también bastante con los esquís a la espalda; sobretodo el segundo día, ya que subimos hasta Marboré sin calzarnos los esquís. Aunque como nos concienciamos en llevar mochilas de ir al cole.... iban ligeras!

Ha estado muy bien! Pero a ver si para la siguiente escalamos más jejejeje


Subiendo hacia el collado de Bujaruelo.


Primeras vistas del Circo de Gavarnie.


Subiendo hacia el Swan el segundo día.


Marc en las rampas del Swan.


Camino a la arista del Marboré.


Paraje tranquilo.


En las últimas rampas al Marboré.


Esquiando hacia Góriz.


El tercer día en la Brecha.


Tomando el sol en Bujaruelo.