miércoles, 22 de febrero de 2012

La Ruflette + Just Call me Too Bone

El mismo sábado, a la que nos vamos alejando del Circo, vemos las opciones para el domingo y nos quedamos con las dos líneas que más nos convencen: La ''Ruflette'' saliendo por la ''Just Call me Too Bone'' y la ''Lolo de Lola''(escrito el nombre como se pronuncia).
A las 5 el despertador empieza a hacer esos ruidos que te sacan de tus sueños y te devuelve a la dura realidad. Con este madrugón conseguimos llegar los primeros al muro, increible! Pero por poco, dos luces nos seguían a poca distancia. Dado a un pequeño imprevisto a pie de vía acabamos metiéndonos en la ''Ruflette''. Esta línea en la guía aparece como una de las mejores del primer muro y, la verdad, no nos defrauda.
Una de las cascadas más gordas del primer muro, buenísima. Los largos larguísimos. Excepto uno que tenía 45, los demás casi 60, a tope de cuerda. El día anterior estubo una cordada en esta vía y las reuniones estaban con abalacov, una gloria! Así que los largos estaban claros, de abalacov en abalacov.
Primer largo. Lo empezamos con las primeras luces del día. Este largo es el único que acaba en una reunión en roca.
Sergio en el segundo largo, con la Overdose al fondo.
Sergio empieza el tercer largo. Este largo y el siguiente nos parecen los más bonitos de toda la vía.
El largo se ve infinito, con un murito final un poco más tieso.
En la reunión solo toca pasar miedo con los trocitos de hielo que nos caen de arriba. Aunque los de Sergio son minúsculos para lo que nos caería si los churros que veis en la foto se fuesen al garete.
Muro final, un poco más tieso, para llegar a la reunión que estará unos metros más arriba y más a la derecha.
Cuarto largo, una travesía muy muy bonita con una salida tiesa. Aquí nos desviamos de la Ruflette y nos metemos en la variante ''Just Call me Too Bone''. Ésta variante de 100 metros le da un final precioso a la Ruflette, ya que acabas subiéndote encima de los churros. Lo malo es que en la travesía pasábamos por debajo de una ducha que nos dejó un poco húmedos . .
Cuando estábamos en la última reunión, después de hacer el quinto largo, apareció un helicóptero y, después de dar unas vueltas, se llevó a algún accidentado. No sabemos que pasó, espero que nada grave.
Egoitz a punto de llegar a la reunión con el helicóptero al fondo. El final de este largo estaba un poco costroso, pero la parte de abajo estaba genial.
Sergio llegando a la última reunión, en plena faena.
Como habían anunciado, al mediodía entró un pequeño marrón que dejó cuatro copos de nieve.
Esta vez solo pudimos despedirnos del primer muro, el segundo y el tercero fueron engullidos por las nubes. Espero no tardar mucho tiempo en volver a ver este paisaje tan bonito!
Pasamos un buenísimo fin de semana, nos cansamos y disfrutamos como enanos.

3 comentarios:

Nach dijo...

Que pinta más buena....aunque esos churros dan mieeeedo. A ver si aguanta un poco el circo y nos acercamos. Enhorabuena. Saludos

Nicolás dijo...

Que rabia me da no haberla podido hacer, estube con Javi Serrano el sabado anterior, y no nos metimos por el peligro de placas por encima, de hecho no escalo nadie, creemos.
Enhorabuena, que envidia me dais.
Un abrazo

Iker Madoz dijo...

Muy muy buena y recomendable!! Cuando la hicimos todavía hacía frío y parecía que los churros no se iban a mover. Gracias Nach!

Nicolás no te preocupes, que eso hay seguirá más y más años, igual más gorda o más fina pero seguro que algo habrá. Ahora ya no te recomiendo que vayas a no ser que bajen las temperaturas. El finde hemos estado en Gavarnie y la Ruflette estaba peligrosa por los churros que le cuelgan arriba.
Hasta la vista!