miércoles, 5 de noviembre de 2014

Schmid, cara norte del Cervino

Erase una vez un chico tranquilo y aplicado que se disponía a pasar la tarde haciendo algún trabajo en casa. Este chico, hacia las 4 y pico de la tarde vio que tenía una llamada de Kepa de hace unas horas y se le ocurrió llamar; "Aupa Kepa, ze mouz?..." La conversación se fue desenlazando sin mayores contratiempos, con tan solo dos órdenes en el acta del día: la primera saber si vivía. Bien, esta la cumplía, seguía moviendo los brazos, vivo. La segunda.. ¿que haces el finde, tienes libre? una pregunta muy ambigua, que tramaría. Yo más o menos tenía libre y pensaba que sería para escalar en Ordesa o sitios cercanos. Se me ocurre decirle que sí.. ¿que planteas Kepa?... BOOM!! Colapso temporal, todo cambió: quieres ir al Cervino?¿?¿?¿?¿? el tiempo, en un momento, se detuvo. 

Tras una hora que me dio de margen para pensármelo y mirar un poco todas esas cosas necesarias para ir a un lugar como este, lo llamo. Y que le voy a decir, VAMOS! Todo había cambiado, mi cabeza iba a la velocidad de la luz, tenía la sensación de ir más rápido que el propio tiempo, las neuronas estaban a piñón. ¿Y como quedamos? A las 10 en Zaragoza. Eran las 5 y pico de la tarde, casi las 6... da tiempo! Aita ama, os aseguro que yo ya me estaba portando bien, son ellos los que me pervierten y yo, como soy un chico educado y que no sabe decir que no.... me acaban liando :)

Viajamos toda la noche y parte de la mañana, aquello estaba lejos y no podíamos perder ni un segundo, era su momento. Con rico café frío del super, pasta con roquefort, patatas, bollitos con mucho chocolate y un asqueroso redbull (una dieta sana y equilibrada) llegamos a Tasch, lugar donde se deja el coche para coger el trenecito que te lleva a Zermatt. Aquí queríamos coger un teleférico que subiese bastante alto para llegar antes al vivac, eran ya las 2 del mediodía y estábamos todavía abajo. Pero no estaban de nuestro lado.... solo pudimos coger uno hasta Furi, es decir, solo nos quitamos 45 minutos de caminata y casi na de desnivel. Y unos cuantos eurillos, que aquí es todo mu caro!!

A caminar, que remedio, así calentábamos las patas para mañana. Y ya, un rato antes de que el sol se preparase para despedirnos de nosotros hasta la mañana siguiente, llegamos a una zona plana del camino donde plantamos las esterillas y nos aposentamos.


El Cervino.. una imagen vale más que mil palabras.

Al día siguiente no quisimos madrugar, necesitábamos dormir. Además, así, las demás cordadas las tendríamos por delante bastante arriba, sin molestarnos y teniendo todo para nosotros, sin buchones ni tráfico interrumpido. A las 7 o 7 y pico de la mañana estábamos empezando a clavar los piolets, empezaba lo divertido, la pared imponía respeto ante nuestras cabezas, pero veníamos con muchas ganas, estábamos dispuestos a gozar con o sin ella. La línea se veía clara, estaba perfecto.

La vía Schmid, una mítica vía alpina, una de las mejores maneras de subirse al Cervino; un picacho que impone desde lejos y que te permite la entrada cuando te aproximas. Su majestuosa cara norte impone, acojona, pero piensas... está en condiciones! Y sí, estaba perfecta, la habían dejado inmaculada para que Kepa y yo disfrutásemos como enanos. Habían pasado muchas cordadas y, el camino a seguir, se veía claro. Nos quitamos de encima la duda y la incertidumbre que habrían tenido las primeras cordadas y que, dicen, suele ser uno de los puntos a tener en cuenta en esta pared. Había mucha nieve dura y hielo, su exposición bajaba... era su momento! Y allí estábamos, gracias a la, al principio, extraña llamada de Kepa. Mila esker!!!

La hicimos, salimos por arriba, disfrutamos, nos cansamos, escalamos... pero ahora había que bajar y no nos quedaban muchas horas e luz. Al final, nos pilló la noche encima del chalet Solvay, quedándonos allí a dormir (a pasar la noche más bien). Este chalet de 5 metros cuadrados estaba a rebosar de gente y nos tocó sentarnos detrás de la puerta a pasar la noche, dormir como se pudiese y jodernos la espalda con posturas un tanto extrañas. Pero había merecido!

Y a la mañana siguiente para abajo y vuelta, a deshacer el camino. A continuación unas foticos amenizarán toda la parrafada esta:


Ya vamos hacia él, poco a poco y bien calientes.



Lo empezamos a olfatear, los nervios están presentes en el ambiente.



Nuestro pequeño vivac, con vistas al objetivo y la línea de luciérnagas.



Kepa bajo la norte, la línea diagonal que se intuye... esa es!!



Empezamos a escalar.



Vamos buscando, pero se encuentra fácil. El día es perfecto.



Hace fresco, pero parando lo justo, se aguanta.



Todo va sobre ruedas, esto es genial!!!



Kepa observa la parte final.. busca busca!



En la arista Zmutt, largos finales.



La sombra del Cervino se eleva, apaga el valle hasta el amanecer.



Y nosotros más contentos que chupitas! Nos habíamos subido!! Iujuuuu



A la mañana siguiente, sin prisa pero sin pausa, seguimos bajando por
la arista Hornli.

Ahora desde casa, escribiendo, miro hacia atrás y recuerdo, recuerdo todo lo vivido estas últimas semanas y, pienso, quiero vivir!!

KEPA, ERREPIKATUKO DEGU, HORIXE BAIETZ! :)

8 comentarios:

Nach dijo...

Que voy a decir ???, pues que enhorabuena !!!, aprovecha y disfruta de esa juventud sin perezas, sin miedos ni compromisos. Saludos Iker y bien por los dos.

Olatz dijo...

Ole, ole y oléeeeeeeeeeeeeeeee. Qué bien veros a los dos subidios a ese picacho, me encanta!
Muxus a los dos

Anónimo dijo...

Carpanta es un personaje de tebeo que siempre tiene hambre y se come unos bocadillos monstruosos, es insaciable, hambre, hambre, hambre.

Como suele ocurrir la realidad supera a la ficción y comas lo que te comas tienes energía para más, no es sólo un nivelazo, no es sólo fuerza, es la actitud.

Las cosas bien hechas pero con un punto de locura, de osadía aunque luego lo resuelves con facilidad por supuesto gracias a tus condiciones pero también a tu actitud.

Mi más sincera envidia, mi más sincera enhorabuena y por muy fuerte que estés no olvides que el día que tengas que hay que darse la vuelta y renunciar a un objetivo, hazlo sin dudarlo con la misma determinación que tiras para arriba, que la chufa está abajo no arriba.

Chavi

jp rio dijo...

Enhorabuena maquina!

Iker Madoz dijo...

Gracias Nach! Hago lo que puedo... pero lo de aprovechar el tiempo, cada momento; creo que apruebo esa asignatura!!jaja Un abrazoo

Mila esker Olatz! A ver si la siguiente estamos los tres, o que?
Musu handi bat!!

Chavi.. chapó! Que decir cuando leo comentarios de este nivel. Gracias por definirme de tal manera, pero te equivocas; solo escalo por placer y disfrute, y creo que lo que hace que llegue a "estos niveles" es la motivación.
Cada día es un día nuevo, haces algo diferente, pero lo acabas igual.. queriendo hacer más y más. Son etapas, épocas; ahora estoy en esta y le intentaré sacar todo el partido posible.
Pero fuerza, la justa, que no te engañen. Si en el roco casi todos me dan pal pelo...jajaj
Tendré en cuenta lo que me dices. La verdad es que hasta ahora no me ha tocado demasiadas retiradas, se puede decir que vamos teniendo suerte. Pero cuando toque, espero estar a la altura de saber que la mejor opción es la retirada.
Un fuerte abrazo!

Gracias Jean Pierre!! Seguro que coincidiremos de nuevo, que tú tampoco paras..
Saludoss

edu dijo...

ENHORABUENA CHAVAL...TAS ENFERMO...COMO YO ...BUENO ALGO MAS.

Unai Mattin dijo...

Sí, bonita actitud ante la vida.
Oso ongi artista!!!

unai

Iker Madoz dijo...

Esto no es enfermedad Edu, es.. otra manera de pasar el día!jaja

Mila esker Unai!! Aunque.. nun utzi dituzu ikasketak?? jaja ;)
Ondo ibiliii